Realidades del día a día: “Gusan Gusan”, una historia cotidiana

P1100356Érase una vez un niño al que alguien le regaló unos gusanos de seda.

Ensimismado por tener un ecosistema animal en una caja de zapatos, pasaba las horas viendo cómo devoraban las hojas de morera; los cambiaba de sitio, los miraba, los comparaba e incluso se los ponía encima para ver cómo andaban por su piel. Sigue leyendo

El banco de alimentos

descargaHace unos meses comencé a colaborar con el Banco de Alimentos de Huelva.

Soy el más joven de todos los voluntarios, pues lo normal es encontrarse con personas jubiladas que, por diferentes causas, terminan colaborando allí. Aprender de los más sabios de la vida es uno de los motivos que me atraía. Todos tienen algo que enseñar; a veces ni lo saben, y eso para mí, curioso por naturaleza, es maravilloso y fundamental.

Quienes fueron altos cargos, directivos y no tanto, hacen lo que pueden para gestionar que a miles de personas no les falte a diario algo tan  necesario como un plato de lentejas, garbanzos o un vaso de leche. Sigue leyendo

Realidades del día a día: hacer trabajar

Dirty Shoes!

Tuve la suerte de tener un supervisor que, cada vez que venía a vernos, me miraba los zapatos y, si los tenía muy limpios, me recriminaba con algo de sorna: ¡Demasiado limpios tienes tú los zapatos!

 ¿Cómo motivas a un reponedor, cajero, camarero o vendedor, que con los menos de mil euros que cobra no llega a final de mes? Sigue leyendo

Una historia de devolución

—– Original Message —–1156562_48005142

From: ————– ———– ———- S.A.

To: ——– ——–

Cc: —— ———; ——- ——-

Sent: Friday, December 23, 2005 11:38 AM

Subject: un breve correo

Hace unos días, en concreto el martes día 27, casi fui agredido por un cliente chino con tienda en Portugal al no querer cambiarle un florero que compró en Abril de este año. (9 meses antes)

Lo trajo con su precio puesto en la etiqueta y evidentemente no trajo factura. Sigue leyendo

Una camarera en la carretera

951485_60475326Hace algunos años, no muchos, iba en ruta con mi mujer y mi cuñada y paramos para desayunar en una conocida cadena de establecimientos de restauración.

En ese momento acababa de llegar un autobús con una excursión de personas mayores que estaban como “hienas” en la barra pidiendo y consumiendo.

Tras el mostrador, tres camareros a los Sigue leyendo